domingo, 12 de febrero de 2017

La justicia divina - Periodismo Quijotesco

¿Porqué en muchos estudios publicados por los científicos y la prensa no se mencionan a los  agroquímicos como causa de la muerte de las  abejas si estos, además de envenenarlas matan las flores de las que ellas se alimentan?
¿Porqué en muchos estudios publicados por los
científicos y la prensa no se mencionan a los
agroquímicos como causa de la muerte de las
abejas si estos, además de envenenarlas matan
las flores de las que ellas se alimentan?
Un vecino me invita a comer en su casa en España y, mientras esperamos a que lleguen unos amigos, me muestra su piscina.

Orgulloso me cuenta que cuando usaba agua de pozo en ella aparecían muchos animales y algas, pero ha descubierto que recogiendo el agua de la lluvia ya no necesita envenenarla para matarlos. Con el agua de la lluvia en su piscina no sobrevive nada.

Observando esta piscina en la que no sobreviven ni las algas me pregunto: ¿Tan envenenada está el agua del cielo que no permite que nada sobreviva dentro de ella? Y si este agua no permite que nada sobreviva dentro de ella: ¿Es sano meterse en ella a bañarse?

Entonces, mirando al cielo me pregunto: ¿Soy yo el único que se da cuenta de que los humanos somos como los animales y que si el agua de lluvia envenena a los animales también nos envenena a nosotros?

El hecho de que el agua de la lluvia esté tan envenada que no permita la vida hace que recuerde la geoingeniería, una técnica para la manipulación del clima de forma artificial. A pesar de que esta actividad ha sido reconocida públicamente incluso incluso por el Director de la CIA John O. Brennan, todavía hoy, cuando hablas de geoingeniería, mucha gente niega que exista citando a la prensa y a Wikipedia.

Sobre la geoingeniería, la prensa, que ultimamente pareciera ser siempre "la última en enterarse", mantiene una actitud preocupante ya que no sólo guarda silencio sobre estas fumigaciones sino que encima muchos periodistas todavía se atreven a decir que la geoingeniería es una "teoría de la conspiración".

La abeja cae en la piscina y en cuestión de unos segundos cae fulminada. ¿Cuántos animales mueren cada día envenenados en los millones de piscinas envenenadas de todo el mundo? ¿Y porqué apenas hay estudios científicos que mencionen el envenenamiento en piscinas como una causa más de la desaparición
La abeja cae en la piscina y en cuestión de unos
segundos cae fulminada. ¿Cuántos animales
mueren cada día envenenados en los millones
de piscinas envenenadas de todo el mundo?
¿Y porqué apenas hay estudios científicos
que mencionen el envenenamiento en piscinas
como una causa más de la desaparición
Recordando cuando de niño solía sentarme a ver las golondrinas bebiendo de las piscinas o me dedicaba a sacar con las manos a los insectos que caían en ellas, observo la piscina sin vida y me pregunto: ¿Tendrá que ver la geoingeniería con el hecho de que el agua que cae del cielo esté tan contaminada que no permite la vida?

Con el recuerdo de la piscina envenenada en la mente regreso a México y unos meses después, leyendo junto a la piscina de un hotel de Mérida, en Yucatán, viene un señor con un bote y se pone a echar veneno en la piscina.

Después de muchos años investigando he llegado a la conclusión de que son los herbicidas y la geoingeniería los que debilitan a las especies ya sea matándolas o debilitándolas y haciéndolas vulnerables a las plagas.

Igual que una persona que está mal alimentada o expuesta a la contaminación se enferma a causa de su debilidad, así el campo está sufriendo de una "enfermedad" provocada por la debilidad que le provocan los ataques que recibe tanto por tierra como por aire.

Descubrí que, igual que el famoso Atila, los herbicidas dejan una destrucción tan brutal que por donde ellos pasan "ya no crece la hierba". Y esta falta de alimento obliga a los polinizadores, incluyendo a abejas o mariposas, a acudir a las ciudades en busca de comida para quitarse el hambre. Estos insectos hambrientos morirán después en las ciudades atropellados o envenenados por vecinos y autoridades que todo lo solucionan con venenos.

Veneno en un hotel de Arcos de la Frontera,  en Andalucía, España para envenenar a las  palomas y que no molesten a los “Turistas  de Aire Acondicionado” también conocidos como “Turistas de destrucción masiva”
Veneno en un hotel de Arcos de la Frontera,
en Andalucía, España, para envenenar a las
palomas y que no molesten a los “Turistas
de Aire Acondicionado” también conocidos
como “Turistas de destrucción masiva”
Tristemente la justicia divina es implacable y, aunque no lo sepan, los mismos venenos que las personas echan contra los animales los envenenarán tanto a ellos como a sus hijos. Es una ley que, por mucho que ignoremos, no la podemos evitar. No en vano en Mateo 26:52 Jesús le dice a Pedro: "Guarda tu espada, porque el que a hierro mata a hierro muere.". O podríamos nosotros decir hoy, parafraseando a Cristo: "Guarda tu veneno, porque el que con veneno mata, envenenado muere"

En mi modesta investigación, y admitiendo que puedo estar equivocado, he llegado a la conclusión de que el declive que están sufriendo las abejas y los demás animales, es un ecocidio y un exterminio, quién sabe si fríamente calculado.

En este ecocidio no sólo se está condenando a millones de seres vivos a morir envenenados o atropellados, sino que a los sobrevivientes de los venenos y de las carreteras, se les mata de hambre cuando los herbicidas acaban con las flores de las que se alimentan.

Mientras reflexiono sobre esta triste realidad, al patio del hotel llega volando una abeja sedienta y se cae en la piscina. Me acerco corriendo, la saco con la mano y la pongo con suavidad en el suelo. En una situación normal esta abeja sólo tendría que secarse las alas y podría volar de nuevo. Sin embargo, cuando la suelto la abeja camina unos metros desorientada y cae muerta fulminada.

Unos minutos después, unas desafortunadas hormigas se acercan a la abeja y se la llevan. ¡Igual que la abeja murió envenenada con el veneno de esta piscina las hormigas morirán envenenadas cuando se la coman! Es la cadena mortal sobre la cual se basa nuestra sociedad moderna.

Cuando se corta la mal llamada “mala hierba”  en las ciudades y en los pueblos también se  está matando a los insectos que se alimentan  de las flores de hambre y por consiguiente los depredadores que se alimentan de ellos como los pájaros también se mueren. Además  al cortar la hierba la tierra se seca, se erosiona y al no haber plantas aumenta la temperatura.
Cuando se corta la mal llamada “mala hierba”
en las ciudades y en los pueblos también se
está matando a los insectos que se alimentan
de las flores de hambre y por consiguiente
los depredadores que se alimentan de ellos
como los pájaros también se mueren. Además
al cortar la hierba la tierra se seca, se erosiona
y al no haber plantas aumenta la temperatura.
Mientras pienso en la abeja envenenada un grupo de turistas llega y se mete en la piscina a bañarse. Observándolos me pregunto: ¿Se enfermarán estas personas cuando traguen esta agua y/o absorban el veneno por su piel?

En la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos encuentro que los efectos de envenenamiento por cloro son:

Vías respiratorias y pulmones
Dificultad para respirar (por la inhalación de cloro)
Inflamación de la garganta (también puede causar dificultad respiratoria)
Agua dentro de los pulmones (edema pulmonar)

Sangre
Cambio significativo en el nivel ácido de la sangre (equilibrio en el pH) que lleva a daño en todos los órganos del cuerpo

Ojos, oídos, nariz y garganta
Pérdida de la visión
Fuerte dolor de garganta
Fuerte dolor o ardor en nariz, ojos, oídos, labios o lengua

Sistema gastrointestinal 
Sangre en las heces
Quemaduras en el tubo digestivo (esófago)
Dolor abdominal fuerte
Vómitos
Vómitos con sangre

Corazón y vasos sanguíneos
Colapso circulatorio
Hipotensión que se presenta rápidamente

Piel
Quemaduras
Orificios (necrosis) en la piel o tejidos subyacentes
Irritación

Está claro que una pequeña exposición al cloro no los dañará pero: ¿No es lógico pensar que una larga exposición al veneno les provocará problemas de salud? Si este agua fue capaz de fulminar a una abeja en segundos: ¿Cuánto tiempo necesitará para envenenar a estos turistas causandole molestias, aunque sean leves?

Sólo en España se calcula que mueren una media  de diez millones de animales atropellados en las carreteras. En el mundo la cifra es imposible de calcular. ¿Y no es curioso que casi en ninguno de los artículos de prensa se menciona este detalle cuando se habla de la extinción de las abejas?
Sólo en España se calcula que mueren una media
de diez millones de animales atropellados en las
carreteras. En el mundo la cifra es imposible de
calcular. ¿Y no es curioso que casi en ninguno de
los artículos de prensa se menciona este detalle
cuando se habla de la extinción de las abejas?
Cuando regreso horas después de dar una vuelta por la ciudad encuentro que el grupo turistas todavía sigue metido en la piscina y me pregunto: ¿Cuánto tiempo habrán estado estas personas expuestas al cloro?¿Quizá lo suficiente para que tragando agua y absorbiendo el veneno por la piel sientan los síntomas más comunes de la intoxicación por cloro como pueden ser irritación, vómitos o dolor de garganta?

Los defensores del uso del cloro en las piscinas justifican su uso afirmando, quizá con cierta razón, que el veneno evita que los animales molesten a los turistas y el contagio de enfermedades, sin embargo yo me hago una pregunta: ¿Cuántos animales, desde insectos a pájaros o mamíferos estaremos envenenando cada año en las millones de piscinas que usamos?¿Cuántas abejas, por ejemplo, acudirán cada día a estas piscinas a beber de este cloro envenenado y morirán fulminadas?

Entro a buscar estudios y veo que muchos investigadores han llegado a la conclusión de que los químicos usados en las piscinas tienen efectos a largo plazo para la salud humana. Sin embargo, no creo que haga falta ser "científico" para comprender que meterse en agua envenenada que no permite la vida no es buena idea. ¿Pero que hacer si ya lo hemos envenenado casi todo y uno no se puede bañar ni en el río ni en el mar?

Viendo a los turistas comprendo que si tragaron demasiada agua envenenada de la piscina probablemente se sentirán enfermos y le echarán la culpa a algún virus, a la comida, o a cualquier otra cosa que se les ocurra. Y si sintiéndose mal decidieran acudir al médico, este, sin hacerle estudios de ninguna clase, después de que saquen la lengua, les diagnosticará el "virus" de turno y les recetará un puñado de medicinas que aliviarán sólo los síntomas. Si lo piensas, por muy absurdo que parezca, esa es la realidad en la que vivimos.

Al cortar la hierba verde en los pueblos o al quemarla con herbicidas se mata también el alimento de los polinizadores y se aumenta mucho el riesgo de incendios.
Al cortar la hierba verde en los pueblos o al
quemarla con herbicidas se mata también el
alimento de los polinizadores y se aumenta
mucho el riesgo de incendios.
Como es normal, cuando entro a leer que dicen los "científicos" y los "expertos" de la ciencia oficial sobre la extinción de los polinizadores, lo único que encuentro son estudios sensacionalistas, que más que artículos científicos parecen guiones de película.

En España, por ejemplo, se explica que el declive de las abejas españolas se debe a la "Avispa asesina" y la Varroa, otro parásito natural. ¡Y la única solución es echar más venenos!¡Es un círculo mortal que actúa como una serpiente que se muerde la cola!

Quién sabe si por una ignorancia extrema o con la intención de desinformar, casi todos los estudios que encuentro culpan a la avispa y a la varroa de la desaparición de las abejas, ignorando muchas otras causas como el cloro de las piscinas, el envenenamiento con agroquímicos, el envenenamiento con insecticidas caseros, el efecto del agua que cae del cielo contaminada por la geoingeniería, los numerosos atropellos en las carreteras o la muerte por hambre cuando los herbicidas matan las flores de las que las abejas se alimentan.

Leyendo estos artículos, que más que estudios científicos parecen guiones de película, me pregunto: ¿Cómo llegaron los investigadores a la conclusión de que sólo la avispa "asesina" y la varroa son las que están matando a las abejas?¿Han ido a ver personalmente a todos los apicultores, uno por uno a ver que les pasa?¿Algún apicultor ha recibido alguna vez la visita de alguno de estos "expertos" para consultarles? Fui apicultor durante muchos años y no recuerdo que ningún científico, jamás, pasara a preguntarnos lo que le estaba pasando a las abejas.

Tristemente la justicia divina es implacable y,  aunque no lo sepan, los mismos venenos que  las personas echan contra los animales los  envenenarán tanto a ellos como a sus hijos.  Es una ley que, por mucho que ignoremos,  no la podemos evitar. No en vano en Mateo  26:52 Jesús le dice a Pedro: Guarda tu espada,  porque el que a hierro mata a hierro muere.".  O podríamos nosotros decir hoy, parafraseando  a Cristo: "Guarda tu veneno, porque el que  con veneno mata envenenado muere"
Tristemente la justicia divina es implacable y,
aunque no lo sepan, los mismos venenos que
las personas echan contra los animales los
envenenarán tanto a ellos como a sus hijos.
Es una ley que, por mucho que ignoremos,
no la podemos evitar. No en vano en Mateo
26:52 Jesús le dice a Pedro: Guarda tu espada,
porque el que a hierro mata a hierro muere.".
O podríamos nosotros decir hoy, parafraseando
a Cristo: "Guarda tu veneno, porque el que
con veneno mata envenenado muere"
De nuevo observando una caricatura de una "avispa asesina" me pregunto: ¿Porqué ignorarán tantos estudios, la mayoría, causas tan importantes para la merma de las poblaciones de abejas como el envenenamiento, el atropello en carreteras, la geoingeniería, los insecticidas, el cloro de las piscinas o la falta de alimento?¿A quién benefician los diarios mostrando esta falta de profesionalidad y de conocimiento tan impresionante? Y la respuesta es que ¡los vendedores de químicos y venenos, que causan el problema, también ofrecen la "solución" para las avispas y la varroa!¡La cadena empieza y termina con los venenos!

No soy "científico" pero trabajé como apicultor muchos años ayudando a mi padre, y por esto me atrevo a decir que la forma en la que la prensa y la ciencia están abordando el tema de la extinción de las abejas y otros polinizadores es preocupante y muestra un desconocimiento del tema impresionante. ¿Quizá sea por esta falta de profesionalidad que la credibilidad de la prensa y de las universidades está cayendo en picado desde hace ya unos cuantos años?

Para terminar este texto, que he decidido escribir en homenaje a la abejita que vi morir envenenada por el cloro de la piscina, quiero compartir un vídeo que muestra a un pájaro de la selva agonizando después de caerse en una fuente envenenada en un hotel para turistas "de lujo" en Yucatán, México.

Una tarde mientras tomaba café en el hotel, rodeado de la selva, vi como la desafortunada ave bebió un poco de la fuente y segundos después, como la abeja, cayó fulminada dentro de la fuente. Aunque después del chapuzón el pájaro logró salir vivo del agua quedó agonizando casi sin poder respirar al borde de la fuente.

Como una imagen vale más que mil palabras, la imagen de este pájaro que agonizan ilustra mejor que mil estudios el ecocidio que los venenos le están provocando a nuestro planeta.

Cuando le pregunté a uno de los trabajadores del hotel si había visto al pájaro envenenado el señor me dijo que los turistas se habían quejado de que los pájaros de la selva los molestaban y que los gerentes habían decidido envenenar la fuente. Ese día fue cuando bauticé al turismo de pulserita "con todo incluido" y de "aire acondicionado" como el "Turismo de Destrucción Masiva".

Digan lo que digan los "científicos" y la "prensa", observa a este animal muriendo y plantéate la siguiente pregunta: ¿Crees todavía que, como dicen los "expertos", la muerte de estos animales se debe al "Cambio Climático" y no tiene solución?¿O no parece más lógico que el Cambio Climático está siendo utilizado por una ciencia totalmente manipulada para ocultar la realidad de que las empresas de químicos están envenenando nuestro planeta?

 
 
"El hombre debe entender el verdadero mensaje de Dios para con sus animales, debe ponerse en el lugar de aquellos animales desamparados, abandonados y maltratados, solo así habrá paz, de lo contrario llegará el día en que los hombres verán con sus propios ojos como se contamina y muere su entorno y abusarán no sólo de los animales sino también de sus pares humanos”.
San Francisco de Asís 



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...